Tendencias

¿CÓMO INFLUYE EL ARQUITECTO EN LA REFORMA DE SU VIVIENDA?

Cuando uno decide reformar su vivienda lo más normal es que tenga en mente montones de ideas, espacios, materiales y elementos que quiere incorporar a la misma. Si no está acostumbrado a ello, lo habitual también es que le cueste bastante llegar a juntar todas esas piezas en un global que tenga un mínimo de coherencia estética, espacial, o simplemente lógica. Ahí es donde entra la figura, tan denostada hoy en día, del Arquitecto.

 

 

Cada persona es un mundo, y cada familia está formada por varios individuos, que muchas veces no tienen las mismas preferencias o gustos. Este hecho trasladado a las prioridades a la hora de decidir cómo reformar algo tan personal y complejo como una vivienda requiere unos mínimos de delicadeza y valores, algo que en Aurum intentamos cuidar al máximo.

 

 

Somos totalmente conscientes de dicho aspecto y es por ello que en nuestra empresa nos tomamos cada proyecto como una tarea que parte de la esencia más básica de lo que representa la figura del Arquitecto en la sociedad: comprender las necesidades espaciales personales, tanto psíquicas como físicas, de la persona y de su entorno (familiar o social) y trasladar las conclusiones obtenidas para crear o reproducir en un ambiente las necesidades del individuo o de la familia.

En Aurum, nuestro equipo comienza por visitar el espacio en cuestión, y escuchar, escuchar, y escuchar de nuevo todos los requisitos del cliente. Se formulan muchas preguntas y simplemente se toman notas y se presta total atención a todo lo que nos transmite el cliente. Eso nos da una noción de su idea del espacio, de los requerimientos, de la personalidad que posee el individuo o la familia, y de la seguridad o inseguridad que se desprende de esas ideas y reflexiones.

Todo esto es básico para saber plasmar en una propuesta coherente espacial los requerimientos de esa unidad familiar, ya sea porque o bien se tiene muy claro cómo se quiere el espacio y los materiales, o porque no se sabe ni por dónde empezar, o porque se tiene un exceso de ideas y una flaqueza en cómo ponerlas todas en orden.

Es una tarea muy sutil, muchas veces incluso pasa desapercibida y otras veces es obvia, pero siempre es imprescindible si lo que se quiere es obtener un resultado que mejore la calidad de vida de las personas. La personalidad de cada individuo y la relación directa con su entorno resulta, aunque sea desde el fondo del inconsciente, de aspectos tan básicos como la iluminación natural, el aislamiento al ruido del tráfico, la calidez ambiental o la morfología de un espacio, de su espacio, de su vivienda.

Es necesaria la figura del Arquitecto en la sociedad, es necesario recuperar el valor espacial y el resultado del mismo en la psicología del individuo y de las comunidades, y sólo se puede realizar desde un trabajo artesanal, de factura clásica, pero trasladado a los tiempos modernos, como intentamos hacer en Aurum Immobles.

Nosotros lo que queremos al fin y al cabo es recuperar esta idea clásica de Arquitecto al servicio de las personas.

 

 

Volver atrás